Download E-books Kassel no invita a la lógica PDF

, , Comments Off on Download E-books Kassel no invita a la lógica PDF

By Enrique Vila-Matas

Una extraña llamada interrumpe l. a. rutina de un escritor. l. a. enigmática voz femenina al otro lado de l. a. línea le cube que los McGuffi n quieren invitarlo a cenar para desvelarle los angeles solución al misterio del universo. Pronto descubrirá que se trata de una convocatoria para participar en los angeles Documenta de Kassel, l. a. mítica feria de arte contemporáneo, donde su cometido será convertirse en instalación artística viviente y sentarse a escribir cada mañana en un restaurante chino de las afueras.En Kassel, el escritor comprueba sorprendido que su estado de ánimo no decae al atardecer y que, en cambio, el optimismo lo invade mientras pasea impulsado por una energía inagotable que past due en el corazón de l. a. feria. Es l. a. respuesta espontánea e imaginativa del arte que se levanta contra el pesimismo.Con humor, hondura y lucidez, Enrique Vila-Matas cuenta l. a. historia de una gran expedición: l. a. del paseante solitario que, rodeado de rarezas y maravillas, se atreve a traducir un idioma que no conoce, participa en bailes invisibles, pernocta en su specific tierra prometida y, fi nalmente, encuentra un hogar en el camino. Desde su terraza de Kassel, este paseante nos invita a ver el mundo desde otro ángulo y desvela l. a. esencia misma de los angeles literatura: los angeles razón, l. a. verdadera razón, para escribir.

Show description

Read Online or Download Kassel no invita a la lógica PDF

Similar Literature books

Natural Flights of the Human Mind: A Novel

Peter Straker lives in a switched over lighthouse at the Devon coast with a good view of the ocean, cats, and no associates. that is simply the best way he likes it. He speaks to not anyone other than in his desires, the place he converses with a few of the seventy-eight humans he believes he killed approximately a quarter-century previous -- notwithstanding he cannot relatively be mindful the way it occurred.

The Yacoubian Building: A Novel

This arguable bestselling novel within the Arab global finds the political corruption, sexual repression, spiritual extremism, and sleek hopes of Egypt this day. All demeanour of unsuitable and fragile humanity stay within the Yacoubian development, a once-elegant temple of artwork Deco beauty now slowly decaying within the smog and bustle of downtown Cairo: a fading aristocrat and self-proclaimed "scientist of women"; a sultry, voluptuous siren; a religious younger pupil, feeling the impossible to resist pull towards fundamentalism; a newspaper editor helplessly in love with a policeman; a corrupt and corpulent baby-kisser, twisting the Koran to justify his wishes.

The Prose Edda: Norse Mythology (Penguin Classics)

Written in Iceland a century after the shut of the Viking Age, The Prose Edda is the resource of such a lot of what we all know of Norse mythology. Its stories are peopled via giants, dwarves, and elves, superhuman heroes and indomitable warrior queens. Its gods reside with the tragic wisdom in their personal imminent destruction within the cataclysmic conflict of Ragnarok.

Kristin Lavransdatter: (Penguin Classics Deluxe Edition)

The turbulent historic masterpiece of Norway’s literary master In her nice old epic Kristin Lavransdatter, set in fourteenth-century Norway, Nobel laureate Sigrid Undset tells the lifestyles tale of 1 passionate and headstrong lady. portray a richly certain backdrop, Undset immerses readers within the day by day existence, social conventions, and political and non secular undercurrents of the interval.

Additional info for Kassel no invita a la lógica

Show sample text content

Decidí marcharme del territorio, pero me asaltaron antes algunas dudas. Me voy, pero me quedo, empecé a decirme (a jugar también), me voy pero creo que me quedaré, porque en realidad, después de las horas que ya llevo aquí, soy el lugar, el lugar mismo, soy Untilled, y un lugar nunca se mueve. Me quedo porque sólo tengo calma donde ya he estado, sólo calma donde nadie me cube quién soy, ni sabe quién he sido. Y porque este amanecer es lento y se astilla y me es common esta bruma sin niebla, los calientes paños que aplicaban a mis heridas en los angeles infancia, ese sendero sinuoso que he de descender si de aquí decido salir. Después de haberme dicho esto, salí. Y al dejar atrás aquellos buenos momentos me pareció que me sería posible recordar con exactitud aquella despedida del territorio Untilled con los angeles misma perfección con l. a. que podía recordar, por ejemplo, siempre que lo deseaba, una obra de arte; una obra como mi cuadro preferido de Édouard Manet, l. a. serveuse de bocks. El arte, pensé entonces, es algo que nos está sucediendo. Me marché consciente de que sólo salir de allí period ya arte y sabiendo que, cuando me hubiera alejado ya del todo de aquel territorio, soñaría de vez en cuando que volvía a él, que volvía a Untilled, donde el camino que conducía al lugar serpenteaba retorcido y tortuoso dejando ver, a medida que se avanzaba, los angeles silueta de una especie de espacio imponente, reservado y silencioso, donde absolutamente todo, incluso lo que no advertíamos, tenía una gran importancia, porque en realidad nada allí había sido todavía labrado, en realidad nada nunca allí había sido cultivado verdaderamente de verdad; en el fondo —obsérvese que digo en el fondo— estaba todo por hacer. sixty two Regresé a uno de los lugares que más me intrigaban de los angeles Documenta, volví a The final Season of the Avant-Gards (La última estación de las vanguardias) y miré otra vez el caballete con los angeles tela bélica inconclusa, l. a. mínima imprenta y el tablón de madera con el epitafio genial de Martinus von Biberach. Y volví a accionar el mecanismo conectado por Schneider al botón que se encontraba debajo mismo de los angeles palabra �fröhlich» (alegre) y l. a. máquina escupió de nuevo un papelucho, esta vez con un mensaje distinto al arrojado al suelo un día antes: un texto que advertía que de noche, cuando no había nadie allí, se apoderaban del lugar unos seres que llevaban máscaras polinesias y cantaban canciones del futuro, las que se cantarán dentro de seis siglos en una Alemania muy diferente de los angeles real, pero en los angeles que se seguirá leyendo a Lichtenberg, aunque sea sólo por respetar aquel pasaje en el que expresó su convicción de que, sin sus escritos, se hablaría de cosas muy diversas �entre las seis y las siete de cierta tarde alemana del año 2773». A diferencia de mi anterior incursión en aquel paraje, no tenía esta vez a nadie a mi alrededor. Estaba solo porque period muy temprano, period tan pronto que comprendí que disponía de un tiempo seguramente largo para intentar ver más de lo que fui capaz de ver en l. a. anterior ocasión.

Rated 4.19 of 5 – based on 3 votes