Download E-books Persuasión. Sanditon PDF

, , Comments Off on Download E-books Persuasión. Sanditon PDF

Persuasión, publicada póstumamente en 1818, presenta un cuadro de familia sumamente austeniano: un viudo pomposo que sólo lee el baronetario, una hija soltera llena de pretensiones, una hija casada hipocondríaca y caprichosa, una multitud ruidosa de parientes y vecinos que aparecen por todas partes… y, al fondo, en el último rincón, una heroína good, paciente y menospreciada. Pero Persuasión es los angeles última novela de Jane Austen y su heroína no es ya una muchacha en trance de aprendizaje sino una mujer en su madurez. Una mujer que «había dejado atrás l. a. edad de ruborizarse; pero no, desde luego, l. a. de las emociones»; y que ahora, ocho años después de haber rechazado, persuadida por un mal consejo, al hombre que amaba, ve como éste reaparece en su vida, rico, honorable, pero aún despechado. Una mujer que, quizá por primera vez en los angeles historia de l. a. novela, debe luchar para que el amor le conceda una segunda oportunidad.

Esta edición ofrece además, al lector curioso, el jugoso e inédito fragmento de los angeles novela que Jane Austen dejó inacabada al morir, Sanditon.

Show description

Read or Download Persuasión. Sanditon PDF

Similar Literary Classics books

The Iliad

The nice conflict epic of Western literature, translated by means of acclaimed classicist Robert Fagles   courting to the 9th century B. C. , Homer’s undying poem nonetheless vividly conveys the horror and heroism of fellows and gods wrestling with towering feelings and scuffling with amidst devastation and destruction, because it strikes inexorably to the wrenching, tragic end of the Trojan conflict.

David Copperfield (Penguin Classics)

'The so much excellent of the entire Dickens novels' Virginia Woolf David Copperfield is the tale of a tender man's adventures on his trip from an unsatisfied and impoverished early life to the invention of his vocation as a profitable novelist. one of the gloriously brilliant forged of characters he encounters are his tyrannical stepfather, Mr Murdstone; his magnificent, yet eventually unworthy school-friend James Steerforth; his ambitious aunt, Betsey Trotwood; the forever humble, but treacherous Uriah Heep; frivolous, captivating Dora Spenlow; and the magnificently impecunious Wilkins Micawber, certainly one of literature's nice comedian creations.

Germinal (Penguin Classics)

The 13th novel in Émile Zola’s nice Rougon-Macquart series, Germinal expresses outrage on the exploitation of the various by means of the few, but additionally exhibits humanity’s means for compassion and wish. Etienne Lantier, an unemployed railway employee, is a smart yet uneducated younger guy with a perilous mood.

The Harz Journey and Selected Prose (Penguin Classics)

A poet whose verse encouraged tune by means of Schubert, Schumann, Mendelssohn and Brahms, Heinrich Heine (1797-1856) used to be in his lifetime both favourite for his dependent prose. This assortment charts the advance of that prose, starting with 3 meditative works from the commute images, encouraged by way of Heine's trips as a tender guy to Lucca, Venice and the Harz Mountains.

Extra resources for Persuasión. Sanditon

Show sample text content

He conocido a muchos de esa profesión; y además de su liberalidad, son muy cuidadosos y ordenados en todo. Estos cuadros valiosos, sir Walter, si come to a decision dejarlos, estarían completamente seguros. ¡Toda los angeles casa y sus alrededores recibirían un trato excelente! El parque y los arbustos seguirían estando casi tan bien atendidos como ahora. Y no tendría usted por qué temer, señorita Elliot, que descuidaran su precioso jardín. –En cuanto a eso –replicó sir Walter fríamente–, en el supuesto de que decida alquilar mi casa, no he pensado ni por asomo añadir ningún privilegio. No me siento especialmente inclinado a hacer favores a un inquilino. Naturalmente, tendría libre acceso al parque, y pocos oficiales de l. a. Armada ni señores de los angeles clase que sea han podido disponer de tal extensión de terreno; pero las limitaciones que yo imponga al uso del parque son cuestión aparte. No me entusiasma los angeles suggestion de que alguien se pueda meter entre mis arbustos a cualquier hora; y recomendaría a mi hija que estuviese en guardia respecto a su jardín. No estoy dispuesto a conceder favores additional al que alquile Kellynch corridor, se lo aseguro, sea marino o soldado. Tras una breve pausa, el señor Shepherd se atrevió a comentar: –En estos casos, hay usos establecidos que estipulan claramente l. a. relación entre el dueño y el inquilino. Sus intereses, sir Walter, están en buenas manos. Déjeme a mí velar por que ningún inquilino se arrogue más derechos de los que le corresponden. Me atrevo a asegurar que sir Walter Elliot no pone l. a. mitad de celo en sus propios intereses que el que pondrá John Shepherd en su lugar. Aquí alzó los angeles voz Anne: –Creo que los angeles Armada, que ha hecho tanto por nosotros, tiene al menos el mismo derecho que cualquier categoría de hombres a todas las comodidades y privilegios que una casa les pueda ofrecer. Hay que reconocer que los marinos han hecho suficiente sacrificio para ganarse su bienestar. –Muy cierto, muy cierto. Lo que cube los angeles señorita Anne es una gran verdad –replicó el señor Shepherd. –Desde luego –dijo su hija. Pero a continuación comentó sir Walter: –Esa profesión tiene su utilidad; pero lamentaría ver metido en ella a ningún amigo mío. –¿De verdad? –exclamaron los demás con sorpresa. –Sí; en dos aspectos me desagrada; tengo dos grandes objeciones que ponerle. Primera, que es un medio de elevar a una distinción inmerecida a personas de origen oscuro, y de tributarles honores que sus padres y abuelos jamás llegaron a soñar; y segundo, destroza de manera terrible el power y l. a. juventud de un hombre; un marino envejece antes que los demás hombres; lo he observado toda mi vida. En l. a. Armada, un hombre corre más peligro de ser ofendido con el ascenso de alguien a cuyo padre el suyo ni se habría dignado dirigirle l. a. palabra, y de volverse desagradable, que en ninguna otra profesión. l. a. pasada primavera, en l. a. capital, me encontraba un día en compañía de dos hombres que eran ejemplo vivo de lo que estoy diciendo: lord St. Ives, cuyo padre sabemos que ha sido coadjutor rural y no tenía un mendrugo para comer; ¿voy a cederle l. a. casa a lord St.

Rated 4.35 of 5 – based on 25 votes